CIEES / Comunidad Internacional de Empresarios y Ejecutivos Schoenstattianos

70 personas se reunieron en el taller CIEES para reflexionar sobre el rol de los laicos ante la crisis de la Iglesia católica chilena

Los laicos hoy

Carolina Dell’Oro, Vicente Núñez y el sacerdote Carlos Cox interpelaron al público con sus exposiciones y, luego, los asistentes tuvieron un momento de reflexión personal y grupal en sus mesas.

 

Un repleto Salón Icare fue el escenario para el taller CIEES “Los laicos hoy”, realizado por la Comunidad de Empresarios y Ejecutivos Schoenstattianos (CIEES). El público se reunió para reflexionar sobre el rol que tienen los laicos ante la crisis que vive la Iglesia católica chilena.

 

El taller comenzó con la exposición de la filósofa y directora de empresas, Carolina Dell’Oro; el experto en recursos humanos y crisis, Vicente Núñez; y el sacerdote rector del Templo Votivo de Maipú, Carlos Cox.

 

Carolina Dell’Oro: Actitud de servicio

Carolina Dell’Oro comenzó señalando que tras lo ocurrido muchas personas han experimentado sentimientos como dolor, impacto, rabia, desilusión y, también, esperanza.  También sugen preguntas como: ¿Cómo no nos pusimos en los zapatos de las víctimas? ¿Cómo no me di cuenta? ¿No vi? ¿No quise ver? ¿No dije? Asimismo, señaló que “nos hemos puesto en los zapatos de las víctimas más icónicas, pero no en las muchas víctimas silenciosas”.

 

Dell’Oro ve algunas actitudes propias de los laicos y que de algún modo contribuyeron a lo que ocurrió en la Iglesia. Estas actitudes, a su modo, deberían cambiar. En primer lugar, los laicos acudíamos a los sacerdotes para que nos sustituyeran la conciencia. “Les preguntábamos qué debíamos hacer sobre temas que correspondían a la conciencia. Es más fácil ser sustituido y obedecer que decidir”, explicó. Por otro lado, exigíamos presencia del sacerdote como requisito para que hubiera comunidad. En tercer lugar, los laicos tomábamos todo lo que decía el sacerdote como certeza absoluta: “Es nuestro deber tener argumentos para nuestras posturas y actuar”. Por último, como laicos debemos estudiar y conocer, ya que no todo lo escrito es dogma de fe.

 

En el escenario actual, según Carolina Dell’Oro, existe un riesgo de pasar a un innecesario “empoderamiento de los laicos”. No se requiere que se empoderen los laicos, en el sentido de que ahora sólo valga la opinión de los laicos, o solo valga la opinión de las víctimas, sino que seamos responsables y cumplamos nuestro rol, tal como también deben hacerlo los sacerdotes, las religiosas y toda la Iglesia. Debemos pasar desde una actitud de señores a una actitud de servicio, que es la de Cristo; tanto en laicos como en religiosos. Nuestra tarea está en la iglesia doméstica, sobre todo. Allí se juega el futuro de la iglesia, en la familia.

 

Vicente Núñez: Sacar carnet de mayores de edad

Vicente Núñez comenzó su exposición rescatando el estado de ánimo que esta situación a generado en los laicos. “Todo ha sido tan doloroso, queremos que pase luego, hacer toda la pérdida pronto para que no aparezcan más casos, porque cada uno nos golpea”. En la misma línea, señalo que “no necesito que un periodista me cuente lo que no me ha contado mi Iglesia”.  También, pidió a los asistentes que “por favor no desconozcamos la realidad, no nos digamos ‘esto ya pasó´”.

 

Luego de comentar sobre la sensación anímica, Núñez, habló sobre el rol de los laicos. “Ahora nos damos cuenta que los laicos tienen un rol, pero desde el Concilio Vaticano II se habla de los laicos y su importancia, ya debería estar instalado hace mucho tiempo”, dijo. Luego continuó respecto de la situación actual: “El 31 de mayo, justo esa fecha tan significativa para los schoenstattianos, el Papa le escribe a Chile y en la práctica nos pide a los laicos sacar carnet de mayores de edad. El Papa allí nos deja 4 grandes mensajes o recetas”:

  1. Yo soy el pueblo de Dios, y en el pueblo de Dios está la esperanza
  2. Ser maduro espiritualmente (reflexionar, cuestionar) Ej: Por qué a una mujer el sacerdote no la deja dar la comunión si desde el Concilio hay ministras de comunión.
  3. Atrever a involucrarse
  4. Volver a una Iglesia centrada en Cristo.
  • Hay que atreverse a vivir la fe, porque en nuestra vida lo hemos visto: “NOS HACE BIEN SER CATÓLICOS”.
  • Por eso, tenemos que ayudar, asumir tareas.

 

 

Carlos Cox:  Volvamos al encuentro vital con Dios

Finalmente, el sacerdote Carlos Cox comentó que “a la Iglesia la amamos en salud y enfermedad. Y ahora nos toca en enfermedad”. Asimismo, para él, esta situación de la Iglesia chilena nos permite que volvamos al encuentro vital con Dios: En el Evangelio, sacramentos, en la evangelización o misión y en la piedad popular.

 

Para el sacerdote, la transmisión de la fe se da a través del contacto personal. “Pensamos en Nazaret, que es hogar y taller. Por eso tenemos una gran tarea en nuestras familias y trabajos. Fortalezcamos los vínculos”, concluyó.

REVISA LA PRESENTACIÓN DE VICENTE NÚÑEZ AQUÍ