CIEES / Comunidad Internacional de Empresarios y Ejecutivos Schoenstattianos

CIEES Chile presenta documento «Hacia un compromiso de los laicos en los desafíos de la Iglesia de hoy»

Los laicos hoy

El documento es la conclusión del trabajo realizado por los asistentes al taller CIEES «Los laicos hoy», realizado en julio de 2018, que invitó a reflexionar sobre la responsabilidad de los laicos ante la crisis por los abusos al interior de la Iglesia chilena. Será puesto a disposición de toda la comunidad y las autoridad eclesiásticas.

 

 

Conclusiones de trabajo en taller CIEES “Los laicos hoy” – Julio 2018

Hacia un compromiso de los laicos en los desafíos de la Iglesia de hoy

 

 

INTRODUCCIÓN

La Comunidad de Empresarios y Ejecutivos Schoenstattianos (CIEES Chile) ha venido reflexionando durante este año sobre su responsabilidad de realizar un aporte para enfrentar la crisis que está viviendo la Iglesia chilena, en su calidad de comunidad católica compuesta con laicos. No queremos ni podemos estar ajenos a lo que hoy sucede, al transparentarse situaciones de abusos de poder, conciencia y sexuales al interior de nuestra Iglesia. Por ello se convocó a un taller denominado “Los laicos hoy”, que se realizó el 11 de julio recién pasado.

Se invitó a una conversación en torno a nuestra responsabilidad, como laicos, en lo ocurrido y luego en cómo podemos y debemos asumir un rol activo para enfrentar esta crisis de manera constructiva con una mirada de futuro.

Expusieron Carolina Dell´Oro, filósofa, consultora y directora de empresas; Vicente Núñez, miembro de la Rama de Familias de Schoenstatt, con una dilatada experiencia en gestión de personas en el sector público y privado; y el sacerdote Sch. Carlos Cox, actual rector del Santuario Nacional de Maipú.

Los asistentes se dividieron en mesas redondas para reflexionar en torno a dos preguntas planteadas por CIEES:

  • ¿En qué me siento más en “deuda”?
  • Acorde a mi respuesta anterior: ¿Qué acción(es) concreta(s) me siento llamado a realizar en mi día a día? ¿Cómo?

 

A continuación, se presentan las conclusiones de esta jornada de trabajo:

 

SOMOS CONSCIENTES DE NUESTRA RESPONSABILIDAD

  • Nuestra Iglesia se ha equivocado y eso nos involucra a todos.
  • No nos dimos cuenta, le restamos importancia o no quisimos ver los abusos de los cuales había señales.
  • No fuimos capaces de empatizar con las primeras denuncias de abusos y con las víctimas.
  • Como laicos, hemos sido inmaduros en nuestra fe; muchas veces, le hemos entregado a los sacerdotes la responsabilidad de decidir sobre temas en nuestras vidas que nos corresponden a nosotros mismos ya que es más fácil obedecer que discernir. Hemos estado infantilizados espiritualmente. Debemos asumir la adultez espiritual, desarrollar nuestra propia reflexión. Actuar por creencias profundas y no porque alguien nos lo dice.
  • Los laicos debemos dejar de tener un rol pasivo y transformarnos en agentes evangelizadores haciendo Iglesia en cada ámbito en el cual nos desenvolvemos, donde el más importante es la familia. Queremos enfatizar la importancia y vocación hacia nuestro apostolado diario de evangelizar a quienes tenemos más cerca nuestro. Y este rol lo debemos ejercer en base a intereses que puedan permear la atención de nuestros hijos.

 

HACIA UN VERDADERO COMPROMISO LAICAL

  • Somos conscientes de que muchas veces no empatizamos con las víctimas. Ello se deriva de la incapacidad de ver lo que les sucede a los demás, de ponernos en el lugar del otro. Para recuperar esa virtud, es necesario que comencemos a darnos tiempo para otras personas, desarrollando la capacidad de ver a Dios en las necesidades del otro.
  • En nuestra misión evangelizadora queremos partir por lo que tenemos más cerca, nuestra familia. Esto significa abordar, en nuestros hijos, la crisis de fe que se ha suscitado tras todo lo develado. Fortalecer la confianza con ellos para acompañarlos en su formación.
  • Nos proponemos ser agentes de fe con alegría, con entusiasmo, con una mirada positiva y de esperanza, asumiendo un mayor protagonismo y compromiso con la Iglesia, sin caer en un empoderamiento laical exacerbado ni pretendiendo reemplazar las funciones que son propias de los sacerdotes y religiosos.
  • No debemos dejar solos a los sacerdotes en este momento doloroso. Queremos acompañarlos en la oración y también en la vida diaria, sin perder de vista que son personas que necesitan afectos y cariño como todos.
  • Queremos comprometernos a volver a la evangelización, poniendo por delante el testimonio y dar a conocer la palabra de Dios, cara a cara, como en la Iglesia primitiva, privilegiando el cultivo de los vínculos.

 

Ponemos a disposición de nuestra Iglesia este humilde aporte.

 

 

 

Comunidad de Empresarios y Ejecutivos Schoenstattianos (CIEES Chile), agosto 2018